PIDE TU CITA

Dientes desgastados: ¿cuál es la mejor solución? ¿Fundas o carillas?

Y, ¿qué es el ‘bruxismo’?. Se produce, especialmente, por la noche mientras dormimos. Consiste en que, de manera inconsciente, apretamos de tal modo los dos maxilares, que acabamos limando las piezas dentales por el constante contacto de los dientes superiores con los inferiores.

Este problema puede llegar a provocar fracturas en las prótesis y carillas dentales, si no se previene. La manera de prevenir esta mala costumbre es dormir con una férula de descarga en la boca. Se hace a medida y no resulta ni incómoda ni dolorosa.

No hay por qué asustarse. No tiene efectos ‘devastadores’ ni irreversibles. Pero sí puede ocasionar daños en los dientes. En Mujer Hoy, analizan este problema.

Existe otra enfermedad que puede tener las mismas consecuencias de desgaste en las piezas dentales. Hablamos de la bulimia, ya que los ácidos que se encuentran en el vómito pueden dañar el esmalte y desgastar los dientes. Además, puede llegar a provocar hipersensibilidad, caries o encías retraídas.

Ante todas estas causas de fracturas o desgastes existen dos soluciones que, como siempre decimos, tienen que ser valoradas y llevadas a cabo por dentistas profesionales. Se trata de carillas dentales o fundas (también conocidas como ‘coronas’). La diferencia entre ambas alternativas es sustancial. Por ello, vamos a intentar desgranar las características de estos dos métodos.

Las coronas se usan habitualmente para proteger un diente dañado. Cuando se realizan varias juntas, creando un puente, dan la opción de restaurar eficazmente zonas donde ya no existen piezas dentales naturales. Existen dos materiales que se emplean para las coronas: el circonio y la porcelana.

Esta opción se recomienda en aquellos casos en los que la estructura dental se encuentra muy destruida o, como acabamos de mencionar, cuando se da ausencia de piezas dentales.

Precisamente aquí es donde encontramos las mayores diferencias entre las coronas y las carillas dentales. Las carillas, al tratarse de finas láminas que se adhieren a los dientes, necesitan una base, aunque sea mínima, sobre la que apoyarse. Sin embargo, a favor de las carillas se encuentra el hecho de que, para su colocación, no necesita pulido o tallado previo del esmalte. Cuestión que sí es requisito necesario en caso de que el profesional médico se decante por las fundas o coronas. Por todo ello, se considera que las carillas son un método menos agresivo o, por como mínimo, menos invasivo.

Además, ambas soluciones también se diferencian por el tiempo que se requiere para su colocación. Mientras que para las carillas dentales tan sólo necesitan un par de sesiones, las coronas suelen necesitar más tiempo. Económicamente, también hay que valorar que la colocación de una corona será más cara que la colocación de carillas.

En todo caso, será tu dentista el que pueda aconsejarte mejor. No dudes en preguntarle por las carillas de Custom Smile. Te sorprenderán¡