PIDE TU CITA

¿Es aconsejable usar un colutorio?

Como en todos los aspectos relacionados con una correcta salud bucodental, debemos guiarnos siempre por los consejos de nuestro dentista habitual. Es él quien conoce los antecedentes de nuestros posibles problemas de salud dental y su situación actual. Es fundamental saber si eres propenso a tener caries, si tienes sensibilidad dental o si usas algún tipo de implantes, coronas o microcarillas.

 

Con toda esta información es quien mejor te puede recomendar si necesitas un colutorio y, en ese caso, te indicará cuál es mejor para ti.

 

No obstante, vamos a darte una serie de consejos para que puedas orientarte.

 

Lo primero que debes saber es que el colutorio siempre se realizará después del cepillado y de emplear hilo dental o cepillos interdentales. Porque el colutorio no debe sustituir en ningún caso al cepillado. Y, tampoco tendría sentido habituarnos a un colutorio, sin haber eliminado previamente todos los restos de comida que se pueden quedar en los espacios interdentales después de las comidas.

 

Hay que leer atentamente las instrucciones de uso del colutorio porque, dependiendo de cada clase o de su formulación y composición, la dosis puede llegar a variar de manera considerable. Normalmente suele recomendarse su uso una vez al día y no olvidar este hábito para que sus resultados sean lo más eficaces posible.

 

En cuanto al tiempo, es aconsejable mantener el colutorio cerca de un minuto en la boca y realizar movimientos de enjuague para que llegue a todas las zonas. Asimismo, se recomienda no enjuagarse con agua posteriormente la boca, para que su efecto sea más duradero.

 

El aspecto de su composición el que llega a generar más debate sobre los beneficios de su uso. Y es aquí donde nos vamos a extender más.

 

Su composición dependerá de su función principal. Es decir, no tendrá la misma formulación un colutorio que luche contra la aparición de la caries, que uno que esté enfocado al blanqueamiento dental. Tampoco es lo mismo un colutorio que evite el mal aliento, que uno que sea para dientes sensibles. Se trata de muchas variantes que mandarán en sus ‘ingredientes’.

 

Por ejemplo, después de un tratamiento con implantes, hay profesionales que recomiendan usar durante una temporada colutorios con clorhexidina. Pero hay que consultar con el especialista ese periodo de tiempo, porque la clorhexidina puede llegar a producir manchas en los dientes.

 

Los colutorios que hay que evitar son los que contienen alcohol, porque pueden llegar a dañar el esmalte. En el caso de que seamos propensos a tener caries, los colutorios con flúor son los más recomendables. Y si nuestro problema es el mal aliento, debemos inclinarnos por los que tengan esencias de plantas aromáticas.