PIDE TU CITA

Marta (Valencia)

“Mi problema era que mis dientes eran demasiado pequeños, y además los tenía muy desgastados. Nunca me decidí a realizar un tratamiento estético porque temía que tuviesen que tallarme mis dientes, ¿y si no me gustaba? Eran tratamientos irreversibles. Pero cuando me hablaron de la técnica adhesiva de las microcarillas, que no precisa tallado y que podía recuperar mi dentadura, no dudé”.

Germán (Albacete)

“Siempre he tenido mucho complejo por el color amarillento de mis diente. No me gustaba sonreír y si lo hacía siempre escondía mi sonrisa. He probado con diferentes sistemas de blanqueamiento, pero no han sido efectivos. Con las microcarillas no sólo he conseguido unos dientes blancos para siempre y una sonrisa brillante, sino que he vuelto a sonreír sin complejos”.

Elvira (Córdoba)

“Como consecuencia de una caída se me rompieron dos incisivos justo un mes antes de mi boda. Después del disgusto inicial, mi dentista me aconsejó un tratamiento rápido y eficaz con microcarillas dentales.  En solo dos sesiones y sin anestesia conseguí recuperar mi sonrisa y estar perfecta el día más importante de mi vida”.

Lourdes (Jaén)

“Mi problema no era demasiado importante, pero no me gustaba las pequeñas imperfecciones que hacía que mis dientes no estuviesen perfectamente alineados. Recurrir a la ortodoncia era una solución drástica que no me convencía ya que me obligaba a llevar aparato durante meses; pero con las microcarillas ha sido todo mucho más rápido y sencillo. He conseguido una sonrisa de anuncio sin necesidad de ”.

Ernesto (Mallorca)

“Yo siempre he tenido pánico al dentista; pero cuando me propuse mejorar mi aspecto tenía claro que lo más urgente era pasar por el odontólogo y cambiar mi sonrisa. Mi sorpresa fue comprobar que sin anestesia, sin pinchazos y en sólo un par de sesiones conseguiría rejuvenecer y lucir unos dientes blancos y perfectos”.